Diario de Chernobyl: Día Dos (Fotografo Timm Suess)



Mi segundo día de expedición en Chernobyl.

Al día siguiente nos levantamos a las 07:30 aproximadamente, nos vestimos y desayunamos en la agencia. La comida fue en dos partes: primero, un plato lleno de verduras en escabeche (junto con la carne misma del día anterior). En segundo lugar, un muslo de pollo grande con una ración extra de arroz de mal gusto, demasiado cocido, que me hizo sentir como el protagonista de "Todo está iluminado". Media hora más tarde, nos dirigimos hacia el norte otra vez.

Las primeras horas del día se reservaron para la zona alrededor del reactor nuclear. La central nuclear de Chernobyl estuvo formada por 6 reactores, dos de los cuales nunca se terminaron de construir. Esos dos (reactores 5 y 6) se encuentran en una isla artificial al este de la central eléctrica.

La docena de grúas de construcción abandonadas en torno a los reactores de las estructuras dio un aura roja paradoja permanente. Nos detuvimos a una distancia corta de ellas y tiene un par de grandes tiros de dos de los reactores, así como los tubos de escape de la turbina enorme formada de hormigón en el lado este de la isla.

Una de nuestras mayores decepciones del viaje fue que no se permite ver los reactores 5 y 6 de cerca - a pesar de que había visto fotos en Internet de personas de pie en medio de ellos. En su lugar, nos fuimos directo a la entrada de la zona principal, donde el coloso del desastre del reactor número 4 estaba meditando en su sarcófago de hormigón. La entrada estaba muy bien cuidada, las flores, la hierba verde, dos monumentos para honrar a las victimas.

El reactor en sí no se parece al que seguramente usted se imagina que puede ser un reactor nuclear. En realidad es un edificio espectacular, largo y rectangular, sus únicos dos características sobresalientes es la chimenea y el sarcófago de color gris azulado. Para mí fue una experiencia extraña darme cuenta de que estaba a tan sólo 500 metros del sitio de uno de los peores desastres ambientales del mundo y el lugar más radiactivo en la tierra.

La extensa área alrededor de la planta de energía fue sorprendentemente vivaz; del original de cuatro reactores, los tres supervivientes del accidente se mantuvieron operando hasta el año 2000. Desde entonces, los reactores están siendo lentamente puestos fuera de servicio, lo cual será por lo menos hasta el año 2020. Por esta razón, muchos trabajadores nucleares siguen siendo empleados en Chernobyl, considerando el número de cascos azules que vimos, el área puede apenas ser llamada tentativamente “abandonada” pero no literalmente.



Pasamos la mayor parte del resto del día en el norte-este de Pripyat. El antiguo hospital de Pripyat fue uno de los lugares más grandes y más gratificantes que visitamos. Se componía de cinco grandes edificios, alrededor de 6 pisos de altura, todos conectados entre sí. El diseño era rectangular de forma que un gran corredor con habitaciones a cada lado de plomo a través de toda la longitud, flanqueada por dos escaleras a los lados. En medio de los edificios hubo en su tiempo zonas abiertas de entrada, que parecían haber sido utilizadas como salas de uso común o recepciones. Casi todas las habitaciones estaban llenas de equipos médicos, de camas, armarios, botellas de medicina, etc.

Visitar hospitales abandonados, hoteles, escuelas o apartamentos es muy diferente que visitar fábricas abandonadas. Mientras los diseños de las fábricas son muy amplios e irregulares. En el caso de visitar un hospital o una escuela es que cada planta tiene muchas diferencias en cada piso que visitamos - algunos sutiles, como diferentes tonos de colores en el corredor - algunos extremos, como un piso que se está limpio y vacío, mientras que el piso de arriba se inunda o se quema. Pasar de un piso a otro se siente como moverse a través de realidades alternas, historias o personajes de un mismo espacio. Otra sensación inquietante que experimente es la claustrofobia que puede provocar estar en un mismo lugar, sales y miras corredores rectangulares con poca luz y la humedad se convierte en tu peor enemigo.


Una de las áreas en el hospital donde me pasé mucho tiempo fue en la sala de maternidad. Las cunas oxidadas de color blanco y un espacio de observación en donde solamente había dos cunitas es una sensación bien extraña. Muy triste pero relajante a la vez, porque es irónico pensar que estaba en un lugar donde se recibe a la vida, y que alrededor lo único que hay es muerte, tristeza y mucha desolación. Decide ir hacia la parte trasera del edificio principal del hospital y es que me encontré con otra curiosidad, y es que resulta que cada ventada tiene un símbolo diferente con relación a la ciencia - la física, química, biología, botánica, y lo mas interesante es que con la entrada del sol en estas ventanas dichos símbolos se reflejan en el piso. Después de un rato de deambular por el hospital, René me llamó y me ofreció una gran vista desde el techo. Subí a la planta superior por una escalera oxidada, y encontré a René y Laura en el otro extremo de la cubierta - la celebración de la zona con una botella de champagne. Durante su estancia, los dos seguramente han subido a ocho o más techos en Pripyat - posiblemente un récord roto sólo por los saqueadores. En realidad no podía rechazar un trago, y bebiendo champaña en el techo de un hospital abandonado con una vista impresionante al reactor de Chernóbil en el horizonte se convirtió en uno de los aspectos más destacados del extraño viaje.




Después de vagar por el hospital durante dos horas, nos fuimos de nuevo a la furgoneta, donde nuestros colegas de InterInform nos estaban esperando (el conductor estaba ocupado jugando un jueguito java en su teléfono celular). He descubierto algunos puntos calientes radiactivos en el musgo antes de la clínica que Yuriy confirmó con su contador Geiger. A continuación, se ofreció a mostrarnos "la escuela # 1", otro gran complejo, justo enfrente del hospital.

La escuela N º 1 se caía a pedazos, y su ala oeste había sucumbido a los elementos y reducido a un montón de escombros de un par de años atrás. Esto significaba que teníamos que tener mucho cuidado al caminar dentro de las habitaciones.

Entramos por un gran comedor que conduce al vestíbulo principal. Antiguos carteles y tablones de anuncios colgados en las paredes. Un largo corredor que solía ser armario de la escuela, un laberinto de estructuras metálicas de color verde azulado, en el piso de barro, cajas llenas de máscaras de gas de los niños. Como René, Laura y yo caminamos por el pasillo, oímos un pedazo de piedra que cayendo de la pared, y poco después, otro. “No es un lugar seguro donde quedarse”, comentó Rene.


Me aventuré fuera en otra esquina de la escuela y encontré el gimnasio, que estaba lleno de desinflados balones deportivos. A través de una puerta color rojo oxido, crucé el patio del colegio, y entré en otro edificio y comenzamos a explorar los pisos superiores. Me encontré con un par de aulas muy bien conservadas.



En el piso estaban tirados machismos libros todavía bien conservados y había un montón de proyectos de clase, como un collage de figuras históricas, y un gran número de ilustraciones comunista (algunas de ellas, obviamente, organizado por los visitantes anteriores). Un detalle muy triste que he encontrado en una de las aulas de clase era un muro, donde las imágenes de 1980 negro en blanco y pasaporte de los escolares estaban dispuestas en círculos. Muchas de las imágenes se habían caído o estaban en muy mal estado.

Mientras que el resto del grupo estaba todavía estudiando la escuela, me di cuenta que el suelo estaba cubierto de musgo y hierba amarilla en frente de la escuela, me encontré con un edificio de cristal pequeño que resultó ser un laboratorio para estudiar el efecto invernadero en la escuela. Me las arreglé para entrar en ella, pero no pudo cruzar, era tan densas las plantas en su interior.



Saliendo de la escuela, seguimos en un camino recto y llegamos al cine / teatro ubicado al norte del a ciudad. Delante de él debió haber sido una gran área de reunión, probablemente con fuentes, que era ahora un conjunto de placas de hormigón con hierba amarilla entre ellos. Dentro del cine todavía hay restos de lo que fue un gran muro de representaciones comunistas soviéticas.

Por desgracia, la iluminación en interior de la sala del cine estaba casi ausente, y no pude conseguir una buena foto de la sala de proyección. Más gratificante fue el teatro en el extremo posterior del cine, con otra gran entrada. Era un edificio de dos pisos con una inusual cantidad de habitaciones en el mismo.

Supuse que partes de ella también se ofrece como un restaurante o cafetería, pero después supimos que era utilizada como una escuela musical. En la planta baja era una especie de pequeño escenario del teatro - no tan grande como el que está detrás del Palacio de Cultura, pero tenía un piano de cola de pie.



Observamos que eran las 18:02 y decidimos regresar. Y es que según me comentaba Yuri es importante regresar temprano a nuestra base por dos motivos: Primero por los saqueadores que pueden asaltar en el camino valiéndose de la ausencia de luz y otra mas preocupante, y es que según estudios la cantidad de radiación aumenta en la ausencia de luz. Por eso esta prohibido ingresar a Prypiat después de las 18 horas.

Media hora más tarde llegamos al puesto de control de 30 km. Todos nosotros tuvimos que dejar la camioneta y caminar a través de una puerta que daba a un pequeño edificio junto a la puerta. Entramos en un cuarto grande, pintado de verde que se dividió por lo que parecía puertas de seguridad del metro: "Ha sido el puesto de control de contaminación. Para dárselo, tuvimos que poner los pies en puntos predefinidos, poner las manos en cajas de metal, y fueron examinados de pies a cabeza.

Si se limpia, la luz se pone verde y la puerta abre automáticamente. Si no se enciende la luz verde, no quiero ni pensarlo. El proceso fue totalmente automático, impersonal, y parecía que se adoptó directamente desde s Half-Life '"Ciudad 17".



Mi cheque propia radiación consiste de las estadísticas derivadas de mi propio contador Geiger. Esto es lo que mostraron: Mi dosis total de radiación fue en dos días es de 3,21 + 1,9 = 5,11 USV. Eso es el equivalente a una dosis media que obtiene de una radiografía dental. Por supuesto, eso es sólo la radiación gamma, y que todavía no sabemos lo que es inhalado, especialmente cuando los camiones fantasmas estaban cerca de Pripyat e inhalamos ese polvo radioactivo.

Hasta aquí mi segundo día de expedición de Prypiat, esperen muy pronto el tercer día de Timm Suess en Chernobyl.

Si quieres ver los videos y estas en facebook dale click a este link
http://juanpablomata.blogspot.com/2010/09/diario-de-chernobyl-dia-dos-fotografo.html


Pages