La radiación procedente de Fukushima-1 no ha alcanzado la atmósfera superior

La radiación liberada por la central nuclear japonesa de Fukushima-1, dañada por el terremoto y el posterior tsunami del viernes pasado, no ha alcanzado la atmósfera superior, por lo que el tráfico aéreo puede continuar con seguridad excepto en la zona más próxima a la planta, según ha informado este viernes la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

"Nuestra información es que la radiación se limita a los niveles más bajos de las atmósfera", ha afirmado Herbert Puempel, un experto de la OMM.

"En la situación actual no hay motivos para temer por el transporte aéreo internacional", ha declarado Puempel, que ha añadido que tampoco es necesario someter a una revisión a los pasajeros de aviones procedentes de Japón. Este jueves, algunas aerolíneas comenzaron a examinar los aviones y a los pasajeros y tripulantes para detectar una posible contaminación radiactiva.

Asimismo, el experto ha indicado que pronto subirán las temperaturas excepcionalmente bajas para esta época que está experimentando el noreste de Japón, que han empeorado la situación de los afectados por el desastre. "El periodo invernal está llegando a su fin. (...) Con suerte, esto aliviará un poco la presión", ha señalado.

Pages