La tarjeta de crédito. Una enfermedad mas letal que el ebola


Si usted me pregunta porque uso tarjeta de crédito, siendo instrumentos económicos con tan mala fama, podría decirle que la uso por las siguientes razones: 

a) Primero porque me permite un financiamiento automático haciendo que mi dinero en efectivo gane intereses o cubra necesidades inmediatas. Si manejamos bien nuestra tarjeta de crédito puede beneficiarnos con compras inmediata sin interés a largo plazo. 
b) Me permite comprar por Internet evitando largas colas o adquiriendo productos que en nuestro país no tenemos. 
c) Descuentos y promociones. 
d) Me ayuda a mantener mi récord crediticio. 

Sin embargo, hay algunas entidades financieras que aprovechándose del desconocimiento del vox populi y la falta de interés por parte de las autoridades, caen en abuso e ilegalidades. Ayer 1 de noviembre me vino el estado de cuentas de la tarjeta La Torre Ficohsa. Hace tiempo aprendí a llevar un control estricto sobre mis consumos el cual aprovecho hoy a compartirlo con usted. 

Es fácil de usar. [DESCARGAR]

Mi fecha máxima de pago es el 23 de cada mes. Realice mis pagos el 16, 18 y 22 de octubre. Como el cajero no tenía sencillo, al parecer dejo de cargar a mi pago 80 centavos. Ahora le cuento que los 80 centavos se convirtieron en Q 296.66. 

Seguro se sorprenderá, pero las condiciones son claras y si uno firma un contrato de servicios debe cumplir con ellos. 

Ahora sí, agárrese los pantalones. 

Cuando revise mi estado de cuentas había al final un rubro que versa así: 

INTERESES FINANCIACION 

Llame al PBX de dicho banco. El primer operador que se identificó bajo el nombre de Rene Vanegas, de origen hondureño (me di cuenta por su peculiar acento) indicó que el cobro se había hecho por lo anterior mencionado. Hasta el momento estaba sorprendido pero consciente que las cosas en la economía así funcionan, pero mi viacrucis inicio cuando le pregunte con base a que se había hecho el cobro. 

Primero empezó a contar una historia de aquellas que mi ídolo Cantinflas en la película “El detalle que faltaba” se echaba con mucha astucia. Hablo de la palabra “contrato”, entonces como usuario de dicha tarjeta y parte lateral de ese “contrato” le pedí de nuevo que me indicara en que parte del contrato esta dicha cláusula. Me dijo que no había quien podría ayudarme y que trasladaría el caso a jurídico el día lunes. 

He impartido algunas capacitaciones con personal de call center y como parte de los planes de procesos en un centro de atención sé que siempre debe estar un supervisor a cargo. Le hice saber que sin miedo levantara su manita derecha y pidiera apoyo a su supervisor. Me tuvieron 6 minutos con 12 segundos acompañados de una bonita música y anuncios promocionales. 

En ese momento una voz más segura levantó el teléfono, identificado con el nombre de Samir Pérez. Quiero reconocer la paciencia que este buen samaritano tuvo con mi persona, quienes me conocen saben lo incisivo que soy sobre todo en temas de finanzas, puesto que es mi especialidad y quiero compartirles algo muy interesante que estoy seguro que les va a funcionar. Estuve con el 1 hora y 51 minutos en el teléfono. Pobre hombre. 

El “cuento mágico de las tarjetas de crédito” se calcula de la siguiente manera: 

Si usted no paga a tiempo o deja algún monto sin pagar el interés se calcula así, utilizando el caso hipotético del señor Juan Pérez que gastó en el mes de agosto Q 3,125.50 quetzales. La fecha de corte es el 30 de agosto y de pago el 25 de agosto de 2014. Juan Pérez pago Q 3125.00 dejando un monto de 50 centavos. El interés se calculara, en este caso con una tasa mensual del 5.5% mensual de la siguiente forma: 

Gasto total financiado Q 3, 125.50 * 0.05 = Q 156.27 pero adicional empieza a contar una tasa de interés remanente. Resulta que Juan Pérez hizo consumos el día 28 y 29 de agosto, Q 175.00 + Q 125.00 Entonces los consumos realizados del 25 al 30 de cada mes son los más peligrosos porque a los Q 156.27 de intereses por mora hay que calcular los intereses de las compras realizadas en tiempo “muerto” o de corte crediticio y la ecuación quedaría de la siguiente forma, tomando en cuenta que estos se verán reflejados en el mes de octubre con una tasa de interés anual del 66% (5.5% mensual por 12) 

Si el corte se hace el 25 de octubre, y las compras se realizaron el 28 y 29 son 34 y 33 días respectivamente. Entonces usted toma el monto 175 * 34 * 0.66 / 360 = 10.98 + la segunda compra realizada 125 * 33 * 0.66 / 360 = 7.56. a esto le sumamos los Q 156.27 Por lo que usted tendrá que pagar Q 174.81 por no haber pagado a tiempo 50 centavos, puesto que nunca serán tomados los intereses sobre el monto que dejo de pagar sino por el total financiado más aquellos consumos realizados entre su fecha de corte y pago. 

Le comparto el contrato de Ficohsa. Vea la el inciso 5. [DESCARGAR]

Las entidades financieras tienen que vivir de su dinero. Y analizamos; Casi siempre habrán 5 días entre la fecha de corte y pago. En este caso 5.5% (tasa de interés mensual) dividido 30 da un total de 0.18 * 5 = 0.91. Lo mínimo que puede esperar una entidad financiera de usted es casi el 1% de su consumo total y si tiene un buen orden de pago y durante un año paga a tiempo ellos querrán recuperar ese 1% y lo evidencian con la famosa membresía anual. 

Por eso, les comparto esto: 

1. Utilizar tarjetas de crédito de entidades financieras confiables. 
2. Firme la tarjeta en el momento de recibirla para que nadie más pueda hacerlo, o escribir “PEDIR DNI” en el espacio reservado. 
 3. Guarde los documentos adjuntos a su tarjeta en un lugar seguro. 
4. Si no posee banca en línea lleve una cuenta segura de sus consumos con su tarjeta e crédito. 
5. Revise cada mes su fecha de corte y pago. A veces este puede variar dependiendo el banco. 
6. Si no hace uso habitual de la tarjeta, compruebe periódicamente que siga en su poder.


Hasta la vista Ficohsa, este amor no pudo ser baby!!!!

Pages