Memorabilia con Juanpa

Hoy me recordé de Panchito el Avioncito

ESTA FOTO SOLO ES DE REFERENCIA. SIGUE REVISANDO EL POST Y ENCONTRARÁS LAS FOTOS DE PANCHITO EL AVIONCITO


En nuestros tiempos la calzada Mateo Flores era una calle sencilla de tierra y que en su mayoría, era transitada por las personas que asistían a una iglesia evangélica fundada en una carpa. Subíamos el periférico y a lo lejos divisábamos el Walt Disney de los chapines, nada más y nada menos que el parque de juegos temático Buena Ventura. Era maravilloso este lugar. Enfrente estaba esquilandia y si caminábamos hacia la zona 2 encontrábamos el hipódromo del norte y su maravilloso resbaladero gigante y su magnífico tren.

Los juegos de los helados gloria eran únicos. Si tomábamos toda la sexta avenida, pasábamos por Pumper Nicks, frente al reloj de flores. 

Así era nuestra infancia. Ir hacer mandados con mama al centro era una odisea, pero nuestra recompensa venia cuando al medio día nos llevaban a la plaza vivar. Allí se ubicó el primer food court en Guatemala. A unos cuantos metros estaban las famosas mixtas Frankfurt, Wimpy y Tambasco.

Que bonito era salir de paseo por la zona 1. Era tradición pasar a comprar mantequilla lavada al mercado central y tomarse una foto con las palomitas frente a la catedral. Buscando la avenida las américas disfrutábamos de los caballitos y al finalizar encontrábamos a Panchito, el famoso avioncito para celebraciones especiales.

PROPIEDAD DE HEIDY SANDOVAL RUIZ

Panchito fue un reconocido restaurante para celebraciones infantiles, ubicado al final de la avenida de las américas en la zona 13 capitalina. Lo que ahora conocemos como la Plaza Berlin. Inicialmente estuvo ubicado enfrente de la iglesia Yurrita, a un costado de la Cámara de la Industria. Actualmente hay un parqueo público. No era de extrañar la cola para ingresar a dicho lugar, debido a que su estructura era algo único. Un viejo avión DC3 de la segunda guerra mundial.  

Las hamburguesas y cremitas que vendían en el lugar hacían de los comensales una grata experiencia, creando una batalla comercial con el restaurante Pecos Bill ubicado a unos pocos metros del lugar, sobre la 7ma avenida de la zona 4. 

Posteriormente lo trasladaron para las Américas, en sus últimos días de existencia. Se realizaban celebraciones infantiles, convivios, reuniones sociales y era típico que antes de iniciar la actividad se proyectara una pequeña grabación de aviones de la segunda guerra mundial, emulando los inicios de Panchito el Avioncito. 

Y en esa época maravillosa, nuestra magia que solo la infancia puede darnos era acompañada por Enrique y Ana, y un tema que para muchos es un puente hacia el pasado. Escuchemos Amigo Feliz.



Pages